Tres pasos para lograr destacar

Tres pasos para lograr destacar

¿Te ha paso cumplir con responsabilidad tus labores y aun así no logras destacar? ¿Te esfuerzas constantemente y, sin embargo, no llegas a recibir el reconocimiento que esperas por parte de otros abogados dentro y fuera de tu Firma, e incluso por tus clientes? Si tu respuesta es sí, y realmente haces un buen trabajo, entonces el problema podría estar en el modo y la forma en que comunicas tu posicionamiento.

Si hacemos un repaso por algunos de los posts pasados, de seguro ya tienes claro que:

  1. Es sustancial que te posiciones como experto
  2. Tienes que identificar tu valor diferencial, y
  3. Debes contar con una promesa de valor efectiva que te permita competir con éxito.

Pero ocurre que, incluso si hicieras check sobre todo ello, es probable que estés fallando en dos aspectos: la ejecución del plan de trabajo para posicionarte como un experto y en la comunicación de tu promesa de valor.

Verás, aunque parezca obvio, ser conscientes de algo no equivale a pasar a la acción. Podemos estar de acuerdo con la necesidad de posicionarnos como expertos, pero seguimos avanzando desordenadamente en el día a día, apagando fuegos y atendiendo lo urgente, dejando lo importante para después. Sabes que necesitas y que te conviene ser un experto de tu área o sector, pero sigues sin analizar cómo vas a alcanzar esa meta, y mucho menos das los pasos para conseguirla.

Esta inconsistencia entre lo que queremos y lo que realmente hacemos tiene relación con el mindset o la, también llamada, mentalidad empresarial. Si anhelas ser visto como un experto, pero crees que es una meta que no podrías alcanzar, que no tienes las capacidad para llegar a esa posición o no te crees merecedor del reconocimiento que vendría como consecuencia de lograr esa meta entonces nunca te pondrás a la tarea de conseguirla. Siempre encontrarás el modo de sabotear tu progreso. Podrás excusarte en tu vida familiar, en temas de salud, en tu carga laboral, en un limitado presupuesto, etc. Las justificaciones serán variadas, pero el objetivo es el mismo: hacer que no progreses.

Por otro lado, la mala o poca comunicación sobre tu promesa de valor y tus capacidades profesionales también podría reforzarse en tu evitación inconsciente de progreso o en tu desconocimiento sobre qué vías o herramientas emplear para que tu mensaje llegue a los receptores ideales.

En cualquiera de los dos casos, sea que se trate de tu temor al éxito o de errores en la gestión de tu comunicación, aquí te damos tres pasos para que logres destacar:

      1. ¡Especialízate!

        Una de las estrategias más efectivas para competir es la especialización. No hay mejor manera de destacar en un mundo de todistas que figurando como experto de un tema sustancial con un buen nivel de demanda. Si logras posicionarte como experto en un tema específico, por más pequeño que este sea, ya estarás dentro del grupo de los expertos. Ahora, la especialización también requiere la ejecución de su propia estrategia, no vas a especializarte en un área o sobre un tema por el que muy pocas veces se te convocaría, o en aspectos que a todas luces son transitorios y que en unos meses pasarán al olvido. Tienes que identificar rubros de especialización con demanda y proyección. Sobre esto comentaremos en extenso en el próximo post.

      2. Amplifica tu mensaje

        Imagina que llevas meses estudiando y capacitándote en temas de tu área de especialización, incluso asumamos que ya estás llevando algunos casos vinculados a esta área, pero esto solo lo saben tú y tu círculo más cercano. ¿Cómo harás escalable este posicionamiento? Necesitas lograr que cada vez más personas sepan de tu especialización. A esto le llamamos amplificar el mensaje.

        Para lograr esta amplificación tienes, nuevamente, que pasar a la acción. No hay mejor manera de demostrar algo que haciéndolo. Debes valerte de acciones off y on line. Aquí te damos algunas ideas:

        1. Lanza tu web y blog personal. Ten un espacio on line en el que figure tu trayectoria académica y profesional, pero además cuenta con un espacio de generación de contenido, como es el blog, para dejar constancia de lo que conoces y aportar con ese conocimiento. También podrías manejar un canal de youtube si lo que prefieres es generar contenido audiovisual y no escrito.

        2. Gestiona tus redes sociales profesionales para que te ayuden a difundir los contenidos de tu web y para compartir los avances de tu posicionamiento. Si compartes contenido de calidad, progresivamente podrás crear una comunidad de seguidores, colegas, alumnos e incluso potenciales clientes, que verán en ti a un profesional destacado.
        3. Participa en eventos alineados a tu área de especialidad y si no existieran todavía busca la manera de organizarlos. Abre espacios para explicar la importancia de lo que tienes por decir, pero sobre todo la utilidad concreta que tienes por aportar a tus colegas o potenciales clientes.
        4. Gestiona tu participación en medios si algún aspecto vinculado a tu área de especialidad forma parte de alguna noticia de relevancia nacional o de un proyecto de Ley.
      3. Participa en colaboraciones

        En la línea de la generación de contenidos gratuitos, busca a otros profesionales que se especialicen en áreas vinculadas a la tuya e impulsa el trabajo de publicaciones conjuntas o de eventos de difusión. La generación de grupo fortalecerá el debate y tu posición ganará respaldo. No temas pasar desapercibido en un grupo pequeño de profesionales que comparten tus mismos intereses. Es muy probable que ese grupo sea miles de veces más pequeño que el océano de la competencia todista o de las grandes áreas del Derecho.

      Recuerda, querer no es hacer, y no basta con hacer para que nos conozcan.

¿Te gustó este post?

Suscríbete para recibir más posts como este

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email